Cada vez más digitalizados, pero menos protegidos

El auge del teletrabajo por la pandemia ha aumentado notablemente los ciberataques, pero los escasos expertos en este campo no alcanzan a cubrir la demanda existente

Cuando la crisis de coronavirus nos convirtió, repentinamente, en una economía de confinamiento, muchos pudieron mantener su actividad gracias al teletrabajo, que pasó del 5 al 34 % durante el estado de alarma. Por encima de la seguridad, la prioridad fue mantener la producción, y eso abrió de par en par la puerta a la ciberdelincuencia, que en estas semanas ha llegado a multiplicarse por tres. No se trata de una amenaza nueva: en el primer trimestre de 2020, el número de ciberataques aumentó un 40 % a nivel mundial, según datos de IBM; y solo en 2018, España registró un total de 111.519 incidentes, de acuerdo con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE). Un 36 % de las compañías españolas fue víctima de un ciberataque durante los siete primeros meses de 2019.

La necesidad de profesionales es evidente y, sin embargo, la demanda sigue sin cubrirse: se calcula que, en 2022, 1,8 millones de puestos de trabajo relacionados con la ciberseguridad quedarán vacantes en todo el mundo, 350.000 de ellos en Europa.

¿Te ha gustado este artículo? Ayúdanos a difundirlo en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *